Categorias: Enoturismo

ALEJANDRO PAADÍN RECORRE LOS VIÑEDOS Y BODEGAS DE SONOMA Y NAPA COUNTY

Durante tres días, Alejandro Paadín ha recorrido algunos de los viñedos más reconocidos de California, acercándose hasta Somona y Napa.

En Sonoma County pudo recorrer las AVAs de Petaluma Gap, Bennet Valley, Sonoma Coast, Russian River Valley, Green Valley of Russian River Valley, Moon Mountain District Sonoma County, Sonoma Valley y Mt. Veeder. Aprovechando también para visitar la bodega de Marimar Estate, instalada en la década de los 80 en Green Valley of Russian River Valley para elaborar unos genuinos Chardonnays y Pinot Noirs. Hoy también trabajan en Sonoma Coast y el perfil de las variedades es completamente distinto ya que las corrientes frías del Océano Pacífico dejan su impronta en esta última región. Tanto es así que ni el Albariño que plantaron hace unos años resistió las duras condiciones de Sonoma Coast y tuvieron que replantarlo en el viñedo Don Miguel de Green Valley. Pero este Albariño no está sólo, ya que le acompañan las plantaciones de Chardonnay y Pinot Noir, así como Syrah, Tempranillo y una pequeña parcela experimental de Godello.

Una vez pasado a Napa County, recorrió las AVAs de Napa Valley, Oakville, Yountville, Oak Knoll District of Napa Valley, Stags Leap District, Rutherford, Coombsville, North Coast y Los Carneros. Allí visitó algunas de las bodegas más emblemáticas de EEUU como Opus One. Una bodega que ha forjado su leyenda con dos pesos pesados del vino y que han sido capaces de aunar la identidad del Nuevo Mundo (Robert Mondavi) y del Viejo Mundo (Baron Philippe de Rothschild) en un crisol de matices. Hacer una cata vertical a escasos metros de su viñedo en Oakville es una oportunidad difícil de repetir.

  • Opus One 2010. Para nosotros el más complejo de los tres: la fruta y los especiados de nariz (pimienta, clavo) indudablemente nos transportan a un coupage típicamente bordelés (con preponderancia del Cabernet Sauvignon), mientras que la intensidad y contundencia de la boca nos devuelve a Napa. Un vino que ha conseguido juntar el alma de dos mundos en una esencia única.
  • Opus One 2014. Añada en términos generales más “cálida” y se nota en el perfil del vino. Fruta más madura, champiñón, cuero, sándalo… manteniendo los especiados y añadiendo un recuerdo de aceituna negra que Christopher Barefoot (Vice President Communications & Guest Relations) nos indica como característico de Oakville. El tiempo sin duda ha marcado el origen de la uva.
  • Opus One 2016. Referencia actualmente en el mercado hasta que el 2017 se empiece a comercializar a partir de octubre. Un perfil más delicado, elegante y perfumado que los anteriores. Con notas florales, frutas rojas y especias (canela, vainilla, tocador), está en un estilo cuyo conjunto recuerda más al alma francesa de la bodega.

Tras la visita, toca alejarse del valle y subir por la Sage Mountain hasta la bodega Continuum. En pocos kilómetros de recorrido, las condiciones de suelo y clima cambian completamente. A escasos kilómetros del lago Hennessey, la familia Mondavi eligió estos suelos volcánicos para desarrollar su actual proyecto vitivinícola. Un lujo conocerlo de cerca y más con una increíble anfitriona como es Carissa Mondavi.

 

Sin duda, este ha sido un instructivo viaje por algunas de las AVAs más interesantes de California. Hemos visto mucha cobertura vegetal, conversiones hacia viticultura orgánica y coqueteo con la biodinámica. En general hay un gran respeto por el suelo y la biota. Así, hemos podido conocer a fondo el modelo de exploración enoturístico y su convivencia con la elaboración de vinos de reconocido prestigio como Opus One, Marimar Estate o Continuum.

Una ruta de la que aprender y extraer conclusiones para su posible implementación en otros mercados.

LOS PAADÍN PROMOCIONAN LOS ESPUMOSOS D.O. RÍAS BAIXAS

Un año más (y ya van 6)  los Paadín nos desplazamos hasta Salvaterra de Miño para divulgar las excelencias de los vinos espumosos de la D.O. Rías Baixas en el marco de la Festa do Viño Espumoso D.O. Rías Baixas.

Durante todo el fin de semana no faltaron los tradicionales seminarios, charlas y degüelles a sable con los que pudimos amenizar la fiesta hasta la que se acercaron miles de personas.

Este año, el curso que impartimos tuvo una dinámica diferente. Catamos 24 vinos de Champagne, Cava, Vinho Verde y Rías Baixas en tandas de 4 vinos a ciegas. Esto nos permitió apreciar las diferencias organolépticas de cada región y ver cómo éstas confluían en las elaboraciones de mayor gama.

TRES DÍAS RECORRIENDO VIÑEDOS Y VINOS GENUINOS DE RIBERA DEL DUERO

Tres días inolvidables en la Ribera Del Duero con el mejor sherpa posible, Alberto Tobes, Director Técnico de Experimentación del Consejo Regulador y nuestro infatigable compañero Javier Facal, Sumiller Jefe del Grupo El Huerto. Visitamos viñedos emblemáticos plantados hace más de 70 años en los oteros y laderas donde se produce la uva de mayor calidad. Recorrimos viñedos de Soria como los de Atauta, en Burgos como Roa, La Horra, Pedrosa de Duero, etc., en Valladolid los de Pesquera de Duero u Olmedillo de Roa. Nos movimos entre altitudes de 800m a 1000m. Pateamos más de 25 viñas míticas, como La Diva de la que procede el vino que Tim Atkin le otorga 98 puntos; o el “lieu-dit” El Terral, de donde entre otros proceden uvas del aclamado Pingus. Con el alba nos desayunamos un Pesus del 2014 en el majuelo El Bercial cuyas uvas se destinan a este vino. Llenamos las botas de arcillas, arenas y guijarrillos. Palpamos y olimos suelos calcáreos, barrientos, arcillosos y arenosos. En estas viñas viejas, plantadas por selección masal y algunas hace más de 100 años, pudimos apreciar los diferentes clones de tinta fina y disfrutamos como estorninos probando in situ tempranillos, albillos, pirulés, garnachas, viuras, cariñenas, etc. Todas estas viñas, plantadas muchos años antes de la reglamentación de la D.O., eran auténticos viveros llenos de diversidad y personalidad única. Vimos corzos, conejos y sus destrozos, nos sobrevolaron águilas y, tras las lluvias nocturnas, entre las cepas se apreciaban nítidamente las huellas de un solitario lobo. Después de vivir todas estas sensaciones hemos probado los vinos de cada una de estas viñas y en sus pequeños o grandes matices las botellas no encerraban ningún mensaje, tan solo mostraban el paisaje del que procedían. No se le puede pedir más a un vino.

13 han sido las bodegas seleccionadas por sus particularidades y algunos de sus excepcionales viñedos y vinos de parcela:

Dominio de ES
El Lagar de Isilla
Áster
Altos del Terral
Viña Sastre
Pago de los Capellanes
Hermanos Pérez Pascuas
Vizcarra
Dominio del Águila
Sei Solo
Tr3smano
Dehesa de los Canónigos
Pago de Carraovejas

SIMPOSIO “HUELLA DEL VINO EN EL CAMINO DE SANTIAGO”

Fin de semana de divulgación y conocimiento. Organizamos un Congreso en el Ribeiro basado en la “Huella del Vino en el Camino de Santiago”. Un encuentro multisectorial con una treintena de arqueólogos, historiadores, antropólogos, geógrafos, periodistas y técnicos de toda España (Andalucía, Valencia, Rioja, Extremadura, Aragón y Galicia), Portugal, México y Reino Unido.

Un congreso que llevó a los ponentes y técnicos a conocer todos los rincones del Ribeiro con sus lagares, castros, museos, barrios judíos, vinos y gastronomía. Este proyecto (que pergeñamos a principios de año), por historia y tradición, sólo podía hacerse en un enclave como el Ribeiro.

Tras tres intensas jornadas del simposio sobre la “Huella Histórica del Vino en el Camino de Santiago”, estamos convencidos de haber colaborado en la difusión y mayor entendimiento del Ribeiro. La capacitación técnica de los asistentes venidos de fuera y los propios, así como la participación entre otros de Nuria Álvarez, directora técnica de la denominación de Origen, Antonio Amil, técnico de turismo de Ribadavia, o el arqueólogo Fermín Pérez de la Universidad de Vigo, han convertido este encuentro en un referente. Les hemos mostrado los 2000 años de historia ininterrumpida en la producción de vino, el territorio con sus diferentes valles, disfrutaron de los paisajes, pasearon entre las viñas y cataron numerosas variedades de uvas ancestrales. Todo ello les ha ayudado a entender mejor los numerosos vinos del Ribeiro que degustaron en cata o acompañando los pimientos de Arnoia, las anguilas del Miño, el pulpo a feira (“en talladas”, nada de esferificación, ni en espuma, ni en carpaccio, ni en reducción, holograma, etc.), la carne a o caldeiro, el pan de Cea o las pastas judías de Doña Herminia. Haciendo País.

NUEVO LAGAR RUPESTRE LOCALIZADO EN CRECENTE (RÍAS BAIXAS)

Galicia nos sigue mostrando sus milenarios secretos. En esta ocasión un increíble Lagar Rupestre que, por su forma y labrado, debe ser de la edad de bronce y seguramente estuvo vinculado a rituales de extracción de zumos, grasas y/o sacrificios de animales.

Esta preciosidad nos la ha mostrado nuestro buen amigo Pepe Canda, viticultor y bodeguero de Terras do Sur, donde elabora, entre otros, algunos de los más elegantes tintos de Rías Baixas.

Este “Lagar Rupestre” que ve la luz gracias a este incansable viticultor, está situado en la parroquia de Ribeira (próxima al Ribeiro) ayuntamiento de Crecente (Pontevedra) y si quieres visitarlo ya hemos subido las coordenadas al código QR del libro “Las Piedras que hacían Vino. Viaje por los Milenarios Lagares Rupestres de Galicia”. A través de este código de la página 37 podrás ver más fotografías y te llevará el GPS directamente a su ubicación.

Seguimos infatigables en la búsqueda del lagar rupestre perdido