Categorias: Enoturismo

PETRUS: CONOCIENDO LAS ENTRAÑAS DE UNA LEYENDA

Poder visitar la bodega de Petrus ya resulta imponente, pero catar en primicia la añada 2018 es algo excepcional. Gracias a su directora de exportación Elisabeth Jaubert, pudimos adentrarnos en esta mítica bodega y conocer a fondo un nombre tan importante en el mundo del vino como lo es el de Petrus.

Cuando te explican la composición edáfica, el sistema de poda, la selección masal, la orografía… entiendes todo lo demás. Es un mundo diferente, es una bodega inusual, más sobria y sencilla de lo que se podría imaginar.

Una de las cosas que más nos llamó la atención fueron 7 animales de peluche que “oteaban” la bodega. Cuando inauguraron el nuevo espacio de vinificación (2012), les regalaron un peluche como broma para “vigilarlos”. Desde entonces cada año incorporan un peluche que les regalan amigos de distintos países como amuleto de buena suerte. Fijándose bien en la foto, hay un toro pequeño que representa a nuestro país. Tienen una habitación llena de peluches esperando su añada para incorporarse a los “amuletos”, y ya sabemos que el del año que viene será un kiwi (ave) neozelandés.

Al vino aún le quedan unos meses de reposo en barricas bordelesas, pero la materia prima original es espectacular. La 2018 ha sido muy buena (sobre todo en comparación con la 2017, más afectada por las heladas). Llevan una tendencia de añadas cálidas por el cambio climático, pero con el conveniente trabajo en viña (menos deshojado, exhaustivo control de rendimientos, poda milimétrica…) sus 14,5° de alcohol son apenas imperceptibles. Esto es posible gracias, en parte, a un PH que no llega a 3,5 con una maduración fenólica y tánica inusual en la Merlot. Gran parte del secreto de esta armonía química y sensorial parte del suelo arcilloso (con arcilla azul en los estratos más profundos y gravas en superficie), su altitud (el promontorio más elevado de todo el entorno), unos rendimientos de 35 hectolitros/ha. y una selección masal de unas decenas de clones muy específicos.

En conclusión, un Petrus el del 2018 poderoso pero fresco y con una pureza casi divina.

LE PRIMTEMPS DES CHAMPAGNES: TRES DÍAS POR SUS MÍTICOS VIÑEDOS

3 días por Champagne que supieron a Gloria. En un intenso programa de visitas, pudimos recorrer algunos de los viñedos más relevantes de la región, asistir a las presentaciones de Champagnes de varios colectivos (Vignerons du Sézannais, Institut Meunier, Vignerons Indépendants, Bulles Bio, Champagnes Terroirs, Les vignerons de Génération Champagne…), ver los viñedos en globo, tomar champagne entre viñedos Grand Cru, visitar la tumba de Dom Pérignon, seminarios especiales y todo con un cierre de las jornadas de ensueño visitando G.H. Mumm con comida en su mítico molino de Verzelay incluida.

El equipo de viaje no podría ser más completo: Pedro Sestayo (Monitor de hostelería de la Xunta de Galicia), Javier Facal (Sumiller Grupo El Huerto), Alberto Tobes (Director de Experimentación de Ribera del Duero), Juan Carlos Liste (Sumiller de La Cantina del Almacén) y Luis & Alejandro Paadín.

Uno de los momentos álgidos sin duda ha sido la cata especial de la Genération Champagne.

En el momento en el que Sébastien Sanchez nos recibe con una apertura “a la volé” de un Brut Nature de 1987 (más de 31 años en rima) de Hebert Beaufort, quedaron bien claras sus intenciones.

9 Champagnes de distintas millésimes, procedencias y variedades. En total (entre los Champagnes especiales de la cata y los de mercado de los pequeños vignerons de la asociación) probamos millésimes desde 2013 hasta 1959, pasando por 2012, 2009, 2005 2003, 2000, 1993, 1990, 1989, 1987, 1985 y, por supuesto, ese 1959 con 60 años de rima. Algunos de los champagnes fueron abiertos “a la volé” para que los pudiésemos degustar los afortunados asistentes.

Sin duda ha sido una oportunidad de lujo para hablar con los 9 vignerons y probar esas inusuales joyitas que pocas veces ven el sol.

En el vídeo, queda patente la espectación que generó la apertura a la volé de la primera botella entre los 30-40 periodistas y sumilleres que estábamos acreditados.

Unos días de aprendizaje y puesta a punto de una región de la que nos declaramos absolutos admiradores: CHAMPAGNE.

VISITA AL CENTRE LOIRE Y AL BIVC

Durante dos días pudimos hacer una ruta por el Loire central. Sus viñedos, pueblos, gastronomía y vinos merecen un capítulo aparte.

Una de las sesiones de cata más atractiva, fue en la que hemos conocido las principales perspectivas de los suelos, laderas, territorios, variedades y elaboradores de las 8 AOCs (Reuilly, Châteaumeillant, Quincy, Coteaux du Giennois, Menetou-Salon, Pouilly-sur-Loire, Pouilly-Fumé y Sancerre) y 1 IGP (Côtes de la Charité) del Loire Central a través de 27 tipologías.

Gracias a la impagable ayuda de Benoît Romet (director del BIVC) conocimos a fondo la historia, variedades (principalmente Sauvignon Blanc, Chasselas, Chardonnay, Pinot Noir, Pinot Gris y Gamay), suelos (comparativa de sílex, arcilla, limo, volcánico, arena…), añadas (2018, 2017, 2016 y 2015), orientaciones (norte, sur, oeste y este) y elaboradores (27 productores distintos). Una gran experiencia con compañeros de un nivel superior.

Un auténtico privilegio poder aprender de forma objetiva la realidad que hay detrás de cada terroir, climat, variedad, elaborador y añada. Sesiones muy ilustrativas que nos reafirman en el camino que debemos seguir y que nos muestran la realidad de regiones afines a la nuestra pero que son capaces de exportar hasta el 50% de su producción.

Es importante acertar con el valor diferencial que puede determinar el posicionamiento en el mercado de una región vitivinícola.

Seguimos aprendiendo y corroborando de forma transversal, objetiva e independiente.

RUTA POR RIBEIRA SACRA CON JAUME GRAMONA Y SU HIJO ROC

De esos días que exprimes al máximo. Cuando Jaume Gramona nos pide que le hagamos una ruta por Ribeira Sacra, sólo podemos estar encantados de acompañarlo junto a su hijo Roc.

Empezamos con el incomparable Roberto Regal en las subzonas de Chantada y Ribeiras do Miño conociendo la recuperación de antiguas parcelas y viñedos. Seguimos con Fernando González visitando algunos de los emblemáticos viñedos de Amandi y el gran proyecto de recuperación varietal de la bodega Algueira. Atravesamos Ribeiras do Sil para terminar en Dominio do Bibei y, de mano de la enóloga Paula Fernández, conocer la subzona más oriental de Ribeira Sacra, Quiroga-Bibei.
Y como estábamos a un salto de Valdeorras, despedimos el día con nuestros amigos de la bodega A Coroa.

Si ya se aprende viajando solo por las bodegas, no os quiero ni contar con dos monstruos como Jaume y Roc Gramona.

Muchos viñedos, vinos y conocimientos.

CONOCIENDO EL BIERZO MÁS DESCONOCIDO

Ayer en el Bierzo fue un día repleto de descubrimientos.

Por un lado el bosque de alcornoques milenarios (visitado regularmente por cortiçeiros portugueses) es sencillamente espectacular, de una poderosísima energía totémica.

Por otro, descubrimos un Bierzo en el que nunca antes habíamos estado, a un paso de Valdeorras y a otro de Las Médulas (San Pedro de Trones, Puente de Domingo Flórez, San Juan de Paluezas…). Una amalgama de pequeños y antiquísimos viñedos (algunos del siglo XIX), conservados por vecinos para su privilegiado autoconsumo.

Pero también descubrimos nuevas variedades/clones/sinonimias como son la Negreda y la Estaladiña.

Un sistema de acumulación, recogida y conservación de sarmientos con el “manojo trenzado” (más habitual en la meseta), ideal como combustible para la chimenea.

Y por supuesto, el nuevo proyecto de Nacho Alvarez Losada, que ha vivido desde pequeño la magia del lugar y que no se ha podido resistir a recuperar 21 parcelas (hasta la fecha) de esos viñedos centenarios. Un proyecto que es un bebé, pero que estará cuidado por miles de “abuelas” centenarias.

Día para el recuerdo.